Nací con un extraño talento para echar  a perder todo. En el amor no es la excepción. Cuando tenía quince, conocí unos ojos color miel.

Me encantaba su cuerpo, a esa edad todos deseamos, queremos, pocos pueden. Me enamoré tanto que le escribía cartas, decían tonterías, cosas sin sentido.

Le encantaban. Un don que tengo con las mujeres, aunque no sé si de repente se vuelve una maldición. Un día pasé por su casa y le hice la plática, ella sabía que yo era el idiota que le aventaba cartas en su balcón.

Ella tenía novio. Me importó poco; también soy un descarado y sobre todo cínico. Hablamos, la invité a jugar, aceptó y terminamos besándonos y meneando nuestras caderas juntas, muy juntas. La hice soltera y luego la hice mi novia. Recuerdo que tenía cara de quinceañera pero un cuerpo de dieciocho. ¡Mueran de envidia! gritaba con los ojos a todos los perdedores de la cuadra. Quise enamorarla un poco más. Nunca es suficiente. Entregar hasta la última gota es mi especialidad. De eso se trata para mí el amor.

Le seguí escribiendo. Ella ya no respondía igual;  leía y desechaba. Pedía más. Qué más podía entregar a esa edad, cuando mis únicas fuentes de inspiración eran libros existencialistas de mi padre y los libros de texto. Las ideas al escribir se fueron. Me cansé de decirle que su piel era de pétalo de rosa, sus mejillas contenían el cielo entero… en fin, tonterías.

Recuerdo que tenía una grabadora con doble casetera, con ella grababa lo que se me ocurría, tenía un micrófono integrado que me hacía la vida más fácil. Ponía un cassette  virgen. Del otro lado un compilado de canciones de ska; venía desde la Dosis perfecta de Panteón Rococo hasta Tres patines de La Tremenda Korte, pulsaba Rec y Play al mismo tiempo, la combinación perfecta para hacer mis propias mezclas.

Con la grabadora hice muchas idioteces, Radioactivo 98.5 ayudó en eso. Ideas locas para gente loca. Una idea que tuve, fue grabar a mi hermano eructando; podía decir el abecedario en dos súper eructos, las primeras veces parecía que se vomitaría al llegar a la letra O pero después lo fue perfeccionando. Otras veces grababa los regaños de mi mamá. El sonido del escusado justo cuando le bajas y hasta un “¡Ya no hay papel! “ de mi hermana; flatulencias dedicadas a la cara de mi hermano cuando dormía. Ladridos de perro;  etcétera, etcétera, etcétera. Luego juntaba todo en una sola grabación sin pausas y tenía una linda canción que me hacía pasar risas ligadas al llanto junto a mi hermano.

Como ojos de miel se estaba aburriendo de mí, pensé que sería bcassette-tape-1ueno grabarle un cassette que tuviera canciones de amor. La invité al cine; no hay mejor oportunidad para ponerse romántico. Al salir estaba lloviendo, una clásica tarde de agosto. El plan era simple, introducir el cassette en su bolsa sin que se diera cuenta y después… cuando estuviera en su casa, llamarle y decirle que revisara su bolso. Trillado pero efectivo. Por lo pronto la grabación ya estaba en su bolso. La vida me tenía algo preparado. ¿Ya les dije que odio el mes de agosto?

En esa clásica tarde lluviosa, me tomó del brazo y con lágrimas en sus ojos, dijo las palabras más dolorosas que había sentido en toda mi vida: “me voy de la ciudad… en un mes” De las canciones de amor ni me acordé, sólo saqué mi inútil mezcla de música de su bolsa y supuse que sería bueno entregárselo en cuanto se fuera. Cuando fuera en la carretera rumbo a Guadalajara escucharía cada una de las canciones que le dediqué.

La vida te da y te quita, aunque a mí me quita más de lo que me da y así nomás no se puede. Los días transcurrieron muy rápido. Su mamá; la cual no me podía ni ver, se reía en mi cara. Su hija ya no andaría con un vago.

Esa tarde; cuando partía a un lugar al que no podíamos ir juntos, fui a despedirme. Hubo llanto, risas, buenos deseos y por supuesto un faje que por poco termina con mi virginidad. Cuerpo de deseo se iba. Todos los perdedores de la cuadra me verían con lástima y burla, ambas en la misma proporción; aunque yo los miraría y sabrían que yo fui quién abrió esa flor, aunque fuera mentira, sería una leyenda. Sonreí. Tomé su mano y le entregué el cassette, le dije: cuando vayas en la carretera ponlo y súbele, todas son para ti. Le dije adiós mil veces, con los ojos le grité que se quedara, mis manos la querían tener una vez más… El Tsuru II de su padre, arrancó y vi su sonrisa tan radiante como siempre, sus ojos color miel, su piel de pétalo de rosa y todo el universo en sus mejillas.

Se olvidó de mí y yo de ella.  Nos olvidamos, pues. Esa semana me dio por escuchar mi compilado de ska, a veces lo combinaba con uno del Haragán, era la sensación en las colonias más pobres. Quise hacerme el interesante y combiné ambos géneros, ska y rock urbano; canciones tristes y moviditas. Así, movidito y triste era mi ánimo.  Tomé mi grabadora y busqué un cassette limpio, probé el más nuevo, comenzaron a sonar las canciones que tenían que estar en las manos de ojos de miel, como loco probé cada cassette, todos los saqué de sus cajas de plástico duro; no estaba… no estaba mi compilado de eructos, flatulencias, ladridos, regaños y gritos de “¡No hay papel!”, la vida volvía a poner las cosas en un orden equivocado.

Por supuesto que nunca la volví a ver, ¡y qué bueno! Pero me imagino que al escuchar mi hermoso cassette de sonidos exquisitos, me recuerda con cariño. Me gusta pensar que al menos se cagó de la risa hasta tener un dolor de estómago. Tenía buen humor, o igual y su mamá pasó un lindo momento al escuchar a mi hermano decir todo el abecedario con un sólo eructo. Como dije al principio, tengo un extraño talento para arruinarlo todo.

El amor es un instante para la gente que tiene mala suerte, eso es todo.


Gracias por seguirme, leer y compartir.

Otros cuentos

Otras Reseñas

Otras Fotohistorias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s